Logo de Instituto nacional de la yerba mate

Instituto nacional de la yerba mate

Cuidado ambiental

Se inició la entrega de árboles para mejorar los yerbales

Los primeros 1500 plantines de árboles nativos para ser incorporados a los yerbales están llegando, en estos primeros días de junio, a las chacras de productores de Wanda y Andresito, Misiones.

El objetivo es ir extendiendo gradualmente el programa de arbolado en yerbales de toda la zona productora.

Los primeros beneficios del sistema agroforestal comenzarán a evidenciarse en un plazo de 3 años en yerbales con especies como el timbó y el cañafístula, y en un poco más de tiempo con los demás árboles.

Con un manejo adecuado, la presencia de árboles en el yerbal, como cortina o como parte de la misma superficie productiva, mitigan el daño del sol, la lluvia y la helada.

“Con un manejo adecuado, la presencia de árboles en el yerbal, como cortina o como parte de la misma superficie productiva, mitigan el daño del sol, la lluvia y la helada, mejoran las condiciones del suelo al aportar nutrientes, facilitan la infiltración de agua y atraen aves e insectos controladores de plagas”, explicó el Ing. Agr. Matías Bazila, jefe del Servicio de Extensión Yerbatero del INYM.

“Ya estamos entregando plantines de anchico colorado, cañafistula y loro negro; se prevé distribuir a todos en los próximos días, chacra por chacra. Nuestro acompañamiento es permanente, desde la entrega hasta lograr que esos plantines comiencen a cumplir sus funciones en terreno”, dijo por su parte el Ing. Diego Quintana, el técnico del INYM que trabaja los productores de Wanda y Andresito.

Las especies nativas “serán plantadas luego de una buena lluvia como cortinas rompe vientos y como parte del mismo yerbal”, continuó. Con un promedio de ejemplares adultos (que dependerán de las especies) que permita lograr aproximadamente un 30 % de sombra en la superficie.

Los árboles en el yerbal, enfatizó Quintana, permiten una mayor infiltración del agua de lluvia en el suelo, más humedad, control de plagas, estabilidad de la temperatura ambiente.

Los árboles en el yerbal, enfatizó Quintana, “permiten una mayor infiltración del agua de lluvia en el suelo, más humedad, control de plagas, estabilidad de la temperatura ambiente; asimismo, reducen la velocidad de los vientos, evitan la propagación de ciertos pastos y algunos, como el anchico y la cañafístula, incorporan nitrógeno al suelo, además de aumentar la materia orgánica por caídas de hojas y muertes de raíces”.

El timbó es otra de las especies que incorpora nitrógeno al suelo.

Bazila, por su parte, destacó que “hay que manejar el sombreado de los nuevos árboles en el yerbal” para permitir que el sol esté más presente durante el invierno y que haya sombra en verano. “Para eso es importante seleccionar qué especie implantar, ubicarlas estratégicamente, y en caso de ser necesario, hacer podas oportunas”, indicó Bazila.

“Una alternativa es la combinación de especies que tienen hojas todo el año y de especies que pierden sus hojas cuando hace frío, y contar con árboles con copas altas”, agregó.

Finalmente, Bazila recordó que la yerba mate es un árbol originario de la Selva Paranaense, de esta tierra.

Devolverle monte al yerbal 

“Lo que estamos haciendo ahora es devolver un poco de monte a la superficie productiva de yerba mate; estamos uniendo productividad y servicios ambientales que prestan los árboles nativos”, manifestó, al tiempo que ponderó que “estos sistemas agroforestales son propicios para muchas actividades, todas ventajosas para el productor, como por ejemplo se podría plantar especies melíferas para la producción de miel; y fundamentalmente, son importantes para cuidar un recurso muy importante que es el agua de la chacra”.

Imagen relleno 4

Suscribite a nuestro boletín de noticias

Las noticias más importantes del sector en tu correo electrónico.

Contacto prensa

+54 0376 4425273 Internos: 117 y 134

Estamos de lunes a viernes de 7 a 14 hs, internos 134/117